Aplicación de la reflexoterapia superficial en los aplicadores metálicos de agujas en el tratamiento de dolor vertebrogénico.

Este artículo está dedicado al tratamiento no farmacológico del dolor de espalda a través de la reflexoterapia superficial sobre aplicadores metálicos punzantes. En una unidad de rehabilitación de un centro del patriarcado de Moscú un grupo de 75 pacientes con distintos tipos de dolor de espalda (cervicalgia, cervicotoracalgia, cervicobraquialgia, lumbalgia y lumbociatalgia) se sometieron a un tratamiento. Tras la finalización del tratamiento, se observó una mejora significativa de la intensidad del síndrome de dolor y de la dinámica del estado neurológico objetivo en 12 personas (15,6%), una mejora leve en 45 personas (58,5%), una mejora poco visible en 14 personas (18,3) y no se observan cambios en 4 personas (7,7%). Éste último grupo no presentó cambios debido al síndrome de dolor pronunciado que padecían durante varios meses, desencadenado por el síndrome radicular persistente a raíz de las hernias discales, posibles de tratar con intervención quirúrgica.

El tratamiento con los aplicadores antes de la terapia manual relajaba el sistema muscular del paciente, tanto en la zona de la aplicación como en todos los grupos musculares. En algunos pacientes el aplicador fue usado incluso después de la terapia manual con el objetivo de prevenir la tensión reactiva o eliminar el espasmo muscular, imposible de tratar manualmente.

Aparecen los datos de la exploración termográfica de 11 pacientes que demuestran un efecto de reforzamiento de la microcirculación significativo y persistente tras el uso del aplicador tanto en su zona de aplicación como en la periferia (manos) en todos los pacientes.

En el artículo se resumen los datos científicos sobre la patogénesis de la aplicación del tratamiento en los pacientes con dorsalgia y se confirman los beneficios de su uso, tanto de forma independiente como en forma de complemento de terapia manual con el fin de mejorar su eficacia y seguridad.

De todas las enfermedades respiratorias, el dolor de espalda es el segundo motivo más frecuente por el que los pacientes acuden al médico y el tercero en la lista de los ingresos hospitalarios. Para las personas mayores de 45 años las enfermedades vertebrogénicas son la causa más común de la incapacidad laboral.

La situación epidémica de este problema es de gran impacto actual y cada vez requiere más atención; por tanto, el tratamiento del dolor de espalda crónico de origen vertebrogénico sigue siendo complejo. Esta situación se debe principalmente a las limitaciones del tratamiento farmacológico y las consecuencias graves del uso prolongado de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para el aparato digestivo, leucopoyesis, etc. Como consecuencia, otros enfoques no farmacológicos a dicho problema adquieren mayor trascendencia en la actualidad, por ejemplo, una terapia de la dorsalgia vertebrogénica no farmacológica.

Un grupo de 75 pacientes con distintos tipos de dorsalgias (cervicalgia, cervicotoracalgia, cervicobraquialgia, lumbalgia y lumbociatalgia) se sometieron a un tratamiento en un centro médico del patriarcado de Moscú. Los pacientes recibían un tratamiento de reflexoterapia superficial a través del aplicador metálico Redox recubierto de plata, que colocaban en posición paravertebral sobre las zonas más afectadas. El tratamiento compuesto por 8-15 sesiones era de 25 a 40 minutos de duración y se realizaba a diario. Para asegurar el contacto completo con la zona afectada, el aplicador se ajustaba gracias a un rodillo en la superficie plana y dura mediante una mesa funcional para la terapia manual. No estaba permitido llevar ropa en la zona de contacto con el aplicador. Algunos pacientes necesitaron sesiones de terapia manual.

El tratamiento fue bien tolerado por todos los pacientes. La mayoría señalaba un efecto relajante (92%), muchos de ellos se quedaban dormidos durante la sesión (38%). Los pacientes que se quejaban del dolor persistente, notaban menos dolor (64%) a los 5 minutos de la aplicación; tras la finalización de la sesión, el porcentaje aumentaba considerablemente.

Al finalizar el tratamiento, se observó una mejora significativa de la intensidad del síndrome de dolor y de la dinámica del estado neurológico objetivo en 12 personas (15,6%), una mejora leve en 45 personas (58,5%), una mejora apenas visible en 14 personas (18,3) y no se observaron cambios en 4 personas (7,7%). Éste último grupo no presentó cambios debido al síndrome de dolor pronunciado que padecían durante varios meses, provocado por el síndrome radicular persistente a raíz de las hernias discales, posibles de tratar con intervención quirúrgica.

Durante el tratamiento 11 pacientes fueron examinados con un diagnóstico termográfico. El examen se llevó a cabo durante la terapia y 2 horas después. La imagen térmica en todos los pacientes reflejó una mejor microcirculación significativa en la zona de uso del aplicador y un reforzamiento de reflejos de la circulación periférica (manos). Estos efectos se registraron en el primer minuto tras el inicio del procedimiento, alcanzaron su punto máximo a los 20 minutos y permanecieron así a lo largo de todo el periodo de observación (120 minutos). Además, la microcirculación en la zona de contacto con el aplicador parecía más estable que la activización de la circulación sanguínea en la periferia y se reflejaba casi sin alteraciones en la imagen termográfica (del minuto 20 al minuto 120).

El problema actual de los terapeutas manuales sigue siendo la preparación del paciente para la sesión de tratamiento cada vez más importante para el régimen ambulatorio. Se conoce que el riesgo de las complicaciones se correlaciona con el grado de intensidad de tensión muscular, sobre todo, del grupo de músculos en la zona del proceso patológico. Por otra parte, la resistencia muscular es un factor que limita la efectividad de la terapia manual provocando dolor y disconformidad durante la sesión.

El ejercicio de colocarse sobre la alfombra en postura paravertebral, lumbosacral y cervicotorácica durante 12-20 minutos antes de la sesión garantizaba una buena relajación de reflejos de todos los grupos musculares, más acentuada en la zona de aplicación. Los pacientes manifestaban menos dolor y un efecto sedante del procedimiento, lo cual facilitaba la realización de otros procedimientos a continuación.

El empleo del aplicador tras la terapia manual también resultó beneficioso, puesto que ayudó a prevenir la tensión reactiva y eliminó el espasmo muscular, imposible de tratar con métodos manuales.

En la actualidad, la patogénesis de la dorsalgia vertebrogénica no se limita solamente a los cambios distróficos en la columna, sino que también va acompañada de cambios en el tejido muscular, aparato ligamentoso y sus respectivas alteraciones de la circulación sanguínea y patologías de tejidos en el segmento afectado. Bajo el efecto de los factores que potencian su aparición en las estructuras del aparato locomotor, se forman estímulos nociceptivos.

Los impulsos patológicos de dicho foco provocan una respuesta reflejo en forma de un espasmo muscular destinado a proteger las estructuras afectadas. La aferenciación muscular excesiva fortalece el foco de nocicepción existente involucrando las estructuras límbicas y formando un foco de estimulación en la corteza cerebral, lo cual se traduce en la cronización del síndrome de dolor.

La presencia del foco de nocicepción activo en la periferia y del foco de estimulación en la corteza cerebral se caracteriza por el incremento del tono simpático como una respuesta general al estrés. Este rasgo desencadena la aparición una serie de síntomas vegetativos y de trastornos emocionales acompañados del síndrome de dolor, que requieren tratamiento individual por parte del paciente del complejo terapéutico (1).

El aplicador ejerce un impacto multidisciplinar en el cuerpo del paciente. Esto le permite estimular eficazmente los mecanismos antinociceptivos, tanto a nivel local y segmental como a nivel central (1, 4). Al mismo tiempo, en las estructuras límbicas y en la corteza del cerebro se forman focos de estimulación paralelos que suprimen los impulsos de dolor (1, 5). Además, existen datos sobre la estimulación de la inmunidad humoral del sistema antinociceptivo y, en particular, de su componente endorfino (1). La estimulación de la producción de endorfinas, la supresión de eferenciación patológica de las estructuras límbicas y de la corteza cerebral, así como un efecto relajante directo sobre la musculatura esquelética de espasmos (1, 2, 3, 4) en el foco patológico garantiza una reflexoterapia superficial eficaz en aplicadores punzantes para tratar la dorsalgia aguda y el síndrome de dolor antivertebrogénico crónico (2, 3). Como se mencionó anteriormente, la ventaja más destacada de este método en comparación con el uso convencional de los AINE es su seguridad y ausencia de efectos secundarios, que pueden ser particularmente peligrosos tras un uso prolongado y descontrolado de este grupo de fármacos.

La reflexología superficial es eficaz en la localización y reducción de los síntomas vegetativos y de alteraciones emocionales constantes en los síndromes de dolor agudo y crónico, que ajusta el tono de las partes simpáticas y parasimpáticas del sistema nervioso autónomo también gracias a la relajación muscular y mental observada entre los minutos 12-15 tras la aplicación del procedimiento.

Además de proporcionar un efecto analgésico, la reflexología superficial tiene un impacto en el sistema patogenético del dolor vertebrogénico, es decir, en los tejidos de la columna vertebral con cambios distróficos. La mejora de la articulación y el tejido cartilaginoso se realiza gracias a la mejora del flujo sanguíneo y de los efectos tróficos de tejidos en la zona de aplicación. La exploración termográfica del grupo de los 11 pacientes mencionados anteriormente ha mostrado que el efecto de la mejora de la microcirculación bajo la influencia del aplicador es bastante notable, persiste durante más de 2 horas después de la finalización del procedimiento, que bajo seguimiento sistemático del curso completo garantiza un efecto terapéutico acumulativo.

De este modo, la reflexología superficial usando aplicadores punzantes se convierte en un método terapéutico en dorsalgias crónicas y graves. Su eficacia para limitar el dolor y curar los cambios distróficos de la columna vertebral y sus tejidos se garantiza con la los efectos complejos de la aplicación en todos los eslabones de la patogénesis del síndrome como la mejora de la normalización del estado anatómico y funcional de tejidos en la zona del foco patológico.

Las ventajas de este método son las siguientes:

  • accesibilidad y sencillez
  • carencia de efectos secundarios
  • posibilidad de aplicación por un médico de cualquier especialidad (incluso por médicos de atención primaria) y su uso en ámbitos caseros, laborales y ambulantes cuando los otros métodos o medios son prácticamente inaccesibles.
  • facilidad y seguridad de empleo individual por el paciente
  • alta eficacia para reducir los síntomas de dolor que permite disminuir la dosis o incluso excluir el uso de los AINE
  • El uso del aplicador antes de la sesión de terapia manual es una medida eficaz para facilitar las movilizaciones, reducir el riesgo de complicaciones potenciales, incrementar la efectividad y mejorar de la percepción individual de la terapia manual por el paciente.

Consideramos que el uso de los aplicadores beneficia a los pacientes incluso después de la sesión del tratamiento y así garantiza un estado de confort que estimula los mecanismos sanogenéticos y de reparación en el proceso patológico, y potencia el efecto de las técnicas manuales.

El método descrito es de importancia mayor debido a la alta expansión de la enfermedad de la dorsalgia vertebrogénica, siendo uno de los motivos principales de consulta en los médicos y de incapacidad laboral, además de las numerosas ventajas que supone frente a una terapia farmacológica tradicional.

Bibliografía:

  1. Bugrov S.L., Sokolsky V.A., Gutkina O.N. // Patente nº 2146122 del ApplikatorFederación Rusa, publicado el 10.03.2000.
  2. Sistema universal de rehabilitación TASA (Terapia Antiestrés de Sistemas de Acupuntura) en el tratamiento de la dorsalgia vertebral // Recomendaciones metódicas para los médicos. Nizhny Nóvgorod, 1997; 19. (coautores: Antipenko E.A., Anisimova L.M.)
  3. E.Antipenko, L.Anisimova, A.Gustov, B.Tolchenov, O.Gutkina // Effectiveness of rehab system ATAS on back pain in elderly // 4th Congress of European Region Clinical Section. Helsinki, 1998; 45.
  4. Ministerio de Sanidad de la Federación Rusa, Centro científico de la salud de niños (Academia de Ciencias Médicas de Rusia) // Reflexoterapia superficial de la cefalea de tensión en niños. - Manual de medicina // Moscú, 2001; 3-9.
  5. Durinian R.A., Reshetniak V.K., Zaraiskaya S.M. Mecanismos neurofisiológicos de la acupuntura (visión de conjunto) // (Meditsinski Referativny zhurnal) 9; 1981; 2. 13-20.

Todos los materiales de la sección “Publicaciones”



:
: Instagram Youtube